Entender la Diabetes… Parte 2

En la parte 1, cubrimos la Glucosa, el Glucógeno, el páncreas, y la insulina. Seguimos ahora con la parte 2 de este articulo…

EL GLUCAGÓN

De la misma forma que la hormona insulina es una hormona de almacenamiento (la insulina almacena grasa, construye y hace crecer los músculos y tejidos), existe otra hormona que también produce el páncreas que tiene un efecto contrario al de la insulina. Se llama glucagón y podríamos decir que es una hormona de repartición. Por ejemplo, la insulina almacena la grasa y el glucagón elimina grasa del cuerpo. La insulina reduce la glucosa de la sangre y el glucagón aumenta la glucosa de la sangre para que las células tengan su sustento.

El glucagón es una hormona de estrés que también se produce en el páncreas al igual que la insulina. Decimos que el glucagón es una horma de «estrés» debido a que el páncreas la produce solamente cuando los niveles de glucosa están por debajo de lo que seria normal para el cuerpo y las células peligran por falta de su alimento principal, que es la glucosa. Tener un nivel bajo de glucosa le causa «estrés» al cuerpo por lo cual el cuerpo responde produciendo glucagón para aumentar la glucosa de la sangre. Para resolver el peligro que es para el cuerpo tener un nivel de glucosa demasiado bajo, el cuerpo reacciona produciendo la hormona glucagón que le ordena al hígado que suelte parte de la glucosa de reserva que tiene almacenada.

Si el diabético no ha comido por demasiadas horas, su cuerpo entre en «estrés» por el peligro que representa la glucosa baja. Lo mismo pasa si el diabético hace ejercicio físico, lo cual ocasiona que se reduzcan los niveles de glucosa por el consumo de las células para mantener el movimiento de su cuerpo. Tener un nivel bajo de glucosa es un tipo de emergencia o peligro para el cuerpo.

Cuando un diabético reduce su consumo de carbohidratos refinados y almidones también se reduce de forma natural la glucosa de su sangre. Si la reducción en glucosa es bastante marcada el cuerpo va a reaccionar aumentando su producción de glucagón para asi lograr aumentar la disponibilidad de glucosa en la sangre. Precisamente, es este el mecanismo que logra que un diabético que esta en sobrepeso adelgace porque al reducir su consumo de carbohidratos refinados y almidones, se reduce la glucosa, el cuerpo reacciona produciendo mas glucagón, y el glucagón extrae del hígado la glucosa almacenada para asi llevar los niveles de glucosa a un nivel normal. Además, el glucagón le da la señal al cuerpo de que debe utilizar sus reservas de grada para alimentar a las células y el diabético empieza a adelgazar.

Menos carbohidratos –> Menos glucosa –> Más glucagón

En efecto, tanto para adelgazar como para lograr el control de la diabetes, hace falta que exista un balance entre la producción de insulina (reduce la glucosa) y la producción de glucagón (aumenta la glucosa). Entre esas dos hormonas se mantienen los niveles normales de glucosa en la sangre que llamamos «Control de la diabetes»

EL HIGADO

El hígado es la glándula interna más grande del cuerpo humano. Tiene una gran cantidad de funciones que son vitales a la vida y al control de la diabetes. En el hígado se hacen importantes funciones de desintoxicación, creación de proteínas y hormonas, creación de colesterol y triglicéridos, además en el se producen las sustancias que son necesarias para la digestión. El hígado también trabaja en combinación con la glandula tiroides, que es la que controla el metabolismo del cuerpo. Muchas personas que padecen de obesidad también padecen de la tiroides, principalmente con el llamado «hipotiroidismo» (metabolismo lento).

Las personas con metabolismo lento tal parece que engordan con tan solo mirar la comida, porque a su cuerpo le falta energía y la grasa, en vez de utilizarse como combustible del cuerpo, se almacena. Por otro lado, entre las personas obesas es bastante común que sus médicos les diagnostiquen con lo que llaman «hígado graso», que no es otra cosa que un hígado lleno de grasa (triglicéridos) , cuyos conductos están tapados por la grasa, y por lo cual el hígado ya no puede desintoxicar adecuadamente, ni hacer sus funciones vitales y la persona termina experimentando problemas de salud. Tener una panza o abdomen prominente es un síntoma claro de un hígado graso.

Con respecto a la diabetes, el hígado juega un papel de central importancia, ya que la diabetes es un problema de tipo hormonal, y el hígado produce por lo menos cuatro hormonas distintas que son esenciales a la salud. Cuando la diabetes no es bien controlada y , sobre todo, cuando es una diabetes combinada con obesidad, se altera y se desequilibra el buen funcionamiento del metabolismo y de la salud en general.

El hígado participa en mas de 500 procesos distintos del cuerpo que incluyen la activación de las vitaminas y minerales, la creación de hormonas, la manufactura de colesterol y triglicéridos, la filtración de sustancias como el alcohol, las drogas, los medicamentos, los pesticidas y los colorantes artificiales que de una forma u otra ingerimos.

La diabetes no se puede controlar si no tomamos en consideración el buen funcionamiento del hígado. Para colmo, el hígado también resulta ser el «tanque de reserva de glucosa» del cuerpo. Como decíamos anteriormente, el 10% del peso del hígado es de la glucosa que almacena en el. Después de cada comida, una parte de la glucosa de la sangre se almacena en el hígado (también en los músculos pero en mucho menor cantidad) para servir de almacenamiento de reserva para un momento en el que le falta glucosa a las células.

Cuando el cuerpo tiene necesidad de aumentar los niveles de glucosa en la sangre, se produce la hormona glucagón en el páncreas y esta le ordena al hígado que libere el glucógeno para que se convierta en glucosa.

Un diabético que logre un buen control de su diabetes tendrá muy pocas subidas anormales de glucosa y muy pocos episodios de «bajones de azúcar» que se llaman «hipoglucemia». Esto será asi solamente si su metabolismo, que es lo que crea la energía del cuerpo, su dieta y la capacidad de su hígado para acumular glucógeno, lo permiten. La secuencia de eventos hormonales que deben ocurrir cuando se ha reducido la glucosa de la sangre, y el cuerpo del diabético esta en buen estado, es la siguiente:

Baja glucosa –> Pancreas produce glucagón –> Hígado libera glucógeno –> Aumenta la glucosa en la sangre

De hecho, el diabético depende de la capacidad de su hígado para almacenar el glucógeno, y asi permanecer sin hambre y con un nivel normal y estable de glucosa en la sangre entre comidas. Si el «tanque de reserva» de glucosa del diabético, que es el hígado, fallese en almacenar la glucosa de reserva (glucógeno), el diabético estaría constantemente experimentando «bajones de azúcar», los cuales producen mareas, sudor frio, debilidad, desorientación mental y pueden producir hasta un desmayo. El buen funcionamiento es importante para todos, pero especialmente para los diabéticos.

LA TIROIDES

La glándula tiroides es tan importante para el control de la diabetes como lo es el hígado, debido a que la tiroides controla el metabolismo del cuerpo, por lo cual la energía del cuerpo y su salud dependen totalmente de que la tiroides este haciendo su trabajo en armonía con el resto del cuerpo.

La tiroides es una glándula que tiene la forma como de una mariposa con las alas abiertas y esta localizada en el cuello. Es la glándula que controla la utilización del oxigeno, que es vital para el metabolismo del cuerpo, por lo cual las personas con problemas tiroideos empiezan a tener problemas de metabolismo lento, obesidad, falta de energía, insomnio, estreñimiento, pérdida del cabello al peinarse, depresión emocional, frio en las manos y en los pies, y desajustes hormonales como la diabetes. Si la tiroides no esta funcionando bien, no habrá forma de ponerle control a la diabetes, porque el control de la diabetes va a requerir que esté disponible la energía que produce el metabolismo bajo la dirección de la tiroides.

Los niveles extremadamente altos de glucosa en la sangre de un diabético obligan al páncreas a producir un exceso de la hormona insulina, lo cual interfiere con las hormonas de la tiroides y reduce el metabolismo y la energía que mantiene el balance hormonal y la salud del cuerpo. Varios estudios en los temas de metabolismo demuestran que los niveles excesivamente altos de glucosa y de insulina crean un estado de desequilibrio hormonal, que resulta en la creación de nódulos (recrecimiento de tejido anormal y a veces canceroso) en la tiroides, porque la tiroides se esfuerza por producir más cantidad de sus hormonas cuando éstas no están pudiendo llegar a las células. En varios casos, se ha notado que a varios pacientes, se les han reducido o desaparecido los nódulos en la tiroides una vez que se logro normalizar los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

Debe saber que los medicamente para la tiroides (Synthroid, Levotirozina, Eutirox y otros) AUMENTAN LOS NIVELES DE GLUCOSA. Por lo cual, mientras mayor sea la dosis de estos medicamente que el diabético requiera, mas altos permanecerán los niveles de glucosa en la sangre y mas difícil se le hará controlar la diabetes.

El resumen clave es que si la tiroides esta descontrolada, también habrá descontrol en su diabetes.

LAS GLANDULAS ADRENALES

Las glándulas adrenales también juegan un papel importante en el tema de la diabetes. Su cuerpo tiene dos glándulas adrenales, cada una de ellas esta localizada arriba de cada uno de sus dos riñones. Son glándulas pequeñas, aprox 1.3cm de alto y 7.6cm de ancho, pero muy importantes en el control de la diabetes. Estas pequeñas glándulas producen cinco hormonas distintas que tienen que ver con la respuesta de su cuerpo al estrés, con el control de la presión arterial y con los procesos de inflamación del cuerpo. Para efectos de simplificar su entendimiento, vamos a concentrarnos en explicarle dos de ellas que tiene mucho que ver con su control de la diabetes.

El Cortisol

Su nombre correcto es glucocorticosteroides o cortisona, pero prefiero utilizar su nombre en ingles «cortisol» que es mas fácil de recordar. El cortisol es una hormona que le engorda y le descontrola la diabetes porque se produce en respuesta al estrés, que obliga a su hígado a liberar glucosa en la sangre para manejar una situación de emergencia o de peligro. El estrés engorda precisamente debido a que el cortisol le aumenta los niveles de glucosa, le hace acumular grasa, principalmente en el abdomen, y le reduce el sistema inmune. La causa del estrés puede ser externa, como cuando confronta un serio problema en una relación de pareja, o puede ser interna al cuerpo, como cuando existe inflamación o dolor en su cuerpo. Ambas situaciones fuerzan una respuesta del cuerpo al estrés, lo cual se traduce a una mayor producción de l hormona cortisol. Por ejemplo, cuando un diabético consume azúcar o un exceso de carbohidratos refinados o almidones, el cuerpo reacciona produciendo cortisol, y la persona empezara a enfermarse o a deprimirse por el desequilibrio resultante en los niveles de glucosa del cuerpo.

La Adrenalina

La hormona adrenalina también es otra hormona que se produce en las adrenales en respuesta al estrés. Es una hormona relacionada a las acciones de «luchar o huir» que se hacen necesarias ante una situación peligrosa. Durante una emergencia o peligro percibido (real o incluso imaginario) la adrenalina incrementa el ritmo del corazón, contrae los vasos sanguíneos, lo cual aumenta la presión arterial y abre las vías respiratorias para que entre mas oxigeno, mientras el cuerpo se prepara para lucha o huir. En esas ocasiones en las que usted ha pasado un tremendo susto o coraje, su cuerpo respondió aumentando la producción de adrenalina, lo cual le debe haber también causado un estado de excitación, ansiedad, respiración acelerada y alerta total. Durante esos momentos de estrés intenso, la glucosa de un diabético sube sin control aunque el diabético no haya comido, debido a que la adrenalina aumenta la producción de cortisol y el hígado suelta rápidamente sus reservas de glucosa, lo cual descontrola la diabetes.

Cuando existe algún factor estresante para el cuerpo, se produce la adrenalina. El factor estresante puede ser un alimento que su cuerpo no tolera, una infección de bacterias o virus, o incluso una acalorada discusión con su pareja! La adrenalina se produce en las glándulas adrenales como reacción a las condiciones de estrés interno o externo del cuerpo. De hecho, para realmente controlar la diabetes y mantener un nivel de glucosa estable en el cuerpo de un diabético se hace necesario mejorar la capacidad del cuerpo para tolerar el estrés de vida, a la vez que se evita cualquier estrés interno (deshidratación, mala digestión, falta de sueño, infección) o estrés externo (situación emocional, conflictos interpersonales)

La forma inteligente de resolver cualquier problema es conociendo las partes del problema. Por eso es importante que usted haya entendido lo que cada uno de estos componentes de la diabetes son para poder controlar la diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *