La Diabetes Gestacional

Vale la pena mencionar la diabetes gestacional que desarrollan las mujeres embarazadas, principalmente en los últimos seis meses de embarazo. Es una diabetes que tiene los mismos síntomas que la diabetes tipo 2 y que, generalmente, puede ser tratada solo con mejorías a la dieta (reducción de carbohidratos), aunque en algunos caso se requiere el uso de insulina.

La diabetes gestacional ocurre hasta en un 5% de las mujeres embarazadas y usualmente desaparece luego del alumbramiento. Se estima que entre el 20 y 50% de las mujeres que han tenido diabetes gestacional durante su embarazo, desarrollaran diabetes tipo 2 mas tarde en su vida. Podría decirse que tener diabetes gestacional es un tipo de «aviso del cuerpo» que indica que el cuerpo de la mujer esta en un alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, por lo cual seria bueno tomar acción correctiva a tiempo y evitar que se desarrolle una diabetes años después.

Las mujeres que han padecido de sobrepeso u obesidad, las que han quedado embarazadas teniendo treinta y cinco años de edad o mas, o las que han padecido de quistes en los ovarios (se producen por exceso de insulina cuando el consumo de carbohidratos es desmedido), están en alto riesgo de ese tipo de diabetes. La diabetes gestacional puede ocasionar un crecimiento excesivamente grande del feto y se estima que predispone al bebé a padecer de obesidad infantil.

Aunque la diabetes gestacional se padece por un periodo relativamente corto de tiempo, puede dañar la salud de la madre o del bebé, si no se atiende adecuadamente. Los riesgos al bebé incluyen anormalidades en el sistema nervioso, en los huesos, músculos o problemas de corazón. El exceso de insulina de la madre puede causar problemas respiratorios al bebé.

Al igual que la diabetes tipo 2, la diabetes gestacional tiene un fuerte elemento de resistencia a la insulina. Sabemos que la resistencia a la insulina sólo ocurre cuando ha existido un alto consumo de carbohidratos refinados, almidones y azucares, por lo cual es una condición que se puede evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *