¿Es valido afirmar que la vacuna es sin riesgo y segura?

La verdadera pregunta ahora es la importante discusión que todos debemos tener sobre el «riesgo de la vacuna», algo que los medios de comunicación tradicionales quieren evitar, pero cada vez más personas están haciendo su propia investigación, están leyendo la ciencia que estamos proporcionando, revistas publicadas en todo el mundo que muestran que las vacunas no son tan seguras como nos dicen.

Mi postura respecto a la vacunación es que cada padre tiene que tomar su propia decisión. Cuando criamos a los niños, cada elección que hacemos conlleva riesgos, y en el caso de las vacunas, todos deben estar bien conscientes de la ciencia que subraya que el riesgo es claro y está presente. Se han ganado demandas contra la CDC y otras agencias gubernamentales que subrayan los peligros de la vacuna, y obviamente, algunas personas (generalmente con un interés financiero en el asunto) intentarán silenciar esto y dirán que es información errónea. No se trata de información errónea, se trata de información omitida que los principales medios de comunicación se niegan a cubrir.

Hay más de 150 riesgos comúnmente reportados de lesiones con vacunas, como la encefalopatía, la inflamación del cerebro, está escrito directamente en el inserto de la vacuna. Sabemos que la diabetes ahora está escrita en el folletín de la vacuna por parte del fabricante. Así que las enfermedades autoinmunes y los trastornos neurológicos están en aumento masivo en este momento. En Estados Unidos, hemos pasado del 12.8% de los niños que tienen una enfermedad crónica en la década de 1980 cuando recibieron 10 vacunas, ¡a tener ahora al 54% de los niños estadounidenses que tienen una enfermedad crónica mientras administramos 53 vacunas en 72 dosis! Lo que estamos viendo hoy es la mayor disminución de la salud pública en la historia de la humanidad y, por lo tanto, tenemos que cuestionar el establecimiento médico que está supervisando esa disminución. Nunca hemos visto tantos niños con enfermedades autoinmunes en la historia mundial…

Obviamente, esta información es la información de la que el establecimiento médico no quiere hablar. El lado oscuro de las vacunas ha estado presente desde el principio, ya que tuvimos una vacuna contra la polio, ¡sabiendo que la vacuna contra la polio podría causar polio en algunas personas! También sabemos que puede causar cáncer debido al retrovirus simio SD40 que se encontró en algunos. Estamos bombardeados a través de los medios de comunicación con una frase que dice que «las vacunas son seguras y efectivas» como si no tuvieran ningún problema en absoluto, y la verdad es que la gente sabe mejor. Todos sabemos que no existe tal cosa como una medicina que todos puedan tomar que no lastime a alguien. Incluso podemos ir un paso más allá: no hay ningún pedazo de alimento que hayamos encontrado que todos puedan comer sin que alguien en algún lugar tenga una reacción alérgica. Así que tenemos que ser más honestos sobre este problema y decir que la inyección de «talla única para todos» en niños es muy peligrosa para algunos niños, y el hecho de que no se preocupen por ellos o que no quieran hablar de esas lesiones es la razón por la que tantas personas se están yendo del establecimiento médico diciendo: «Sé que me mienten», porque no hay un solo producto farmacéutico que se haya hecho que no haga daño a alguien, y las vacunas no son diferentes.

Recientemente, lo único que estamos presenciando es un movimiento de pánico, donde los medios de comunicación principales informan sobre los brotes de sarampión. Pero con todo ese pánico, la pregunta es: ¿Dónde están las muertes?

Seamos perfectamente honestos. No me preocupa el brote. No tengo ninguna preocupación con el sarampión. A mis abuelos les fue bien con el sarampión, solíamos reírnos por el sarampión (recuerdo personalmente hasta un episodio de los Simpsons), y porque los medios de comunicación quieren sentir pánico al respecto no significa que la mayoría de la gente deba hacerlo. Solo porque los medios quieren convertirlo en un tema sensacionalista, aunque nadie se está muriendo, debemos recordar que es solo una enfermedad infantil trivial que solíamos aceptar, excepto que la industria farmacéutica quiere ganar miles de millones de dólares en la venta de vacunas, por lo que gracias al temor del sarampión, se venden vacunas.

Estoy personalmente en contra de todas las vacunas que nunca han sido probadas para seguridad. Nunca recomendaría un producto a una persona que no haya pasado por un estudio de seguridad. El estándar de oro de un estudio de seguridad es compararlo con un placebo inerte. Ni una sola de las 16 vacunas infantiles que administramos a nuestros hijos ha sido comparada con un placebo inerte. Por lo tanto, no pueden decir que es seguro, no hay una manera científica de decirlo, y hasta que se haga esto, confirmaré que tenemos un problema con las vacunas.

El hecho es que las vacunas nunca han sido probadas para la seguridad de esta manera, lo que solo puede significar que nuestros niños son parte del mayor experimento humano en la historia del mundo, y observemos el resultado: tenemos las tasas más altas de enfermedades crónicas nunca antes vistas, las tasas más altas de trastornos neurológicos, nunca hemos visto tantos casos de muertes súbitas en bebés … Con ese nivel de salud y con ese nivel de fracaso de los departamentos de salud como la CDC y la FDA en América, ¿por qué alguien no cuestionaría esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *