Una nueva y prometedora terapia del cáncer que esta bajo ataque – GcMAF

En 2008-2009, cuatro estudios en humanos aparecierón reclamando resultados fantásticos en un tratamiento innovador para el cáncer. Los estudios los realizo el Dr. Nabuto Yamamoto, quien en ese momento era un profesor de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Temple en Filadelfia. Fue asistido por un equipo de otros investigadores.

Si los resultados se mantienen, el nuevo tratamiento que es una enzima natural que se encuentra en un cuerpo humano sano, podría ser una de los más emocionantes desarrollos del cáncer jamás vistos.

En el primer estudio, el Dr. Yamamoto suministra la enzima para los médicos que tratan a pacientes con VIH – que resulta en la completa erradicación de la infección. Después de siete años de seguimiento, los recuentos sanguíneos permanecieron normales.

En otro estudio, el equipo de Yamamoto trató a 16 pacientes con cáncer de mama metastásico, no anémicos, con una sola inyección de 100 nanogramos de GcMAF por semana durante 22 semanas. El tratamiento dio lugar a la erradicación del tumor. Los pacientes estaban bien después de cuatro años de seguimiento.

En el tercer estudio, los 16 pacientes de próstata metastásico, no anémicos, estaban libres de tumor después de 24 semanas y se mantuvo así a los siete años de seguimiento.

En el cuarto estudio, los ocho pacientes con cancer colorrectal metastásico, no anémicos, estaban libres de cáncer después de 48 semanas y se mantuvo así a los siete años de seguimiento según lo confirmado por tomografía computarizada.

En pocas palabras, sorprendente como suena, el Profesor Yamamoto logró una tasa de remisión del 100% en los pacientes con cáncer metastásico.

El descubrimiento no sucede durante solo una noche. Fue el producto de años de investigación en una corriente principal de la institución médica respetada.

El trabajo extensivo del Dr. Yamamoto

Los fundamentos de GcMAF comenzaron en 1979, cuando el Dr. Yamamoto comenzó la investigación básica en biología molecular e inmunología. Cada visión obtenida en un estudio se convirtió en la fuerza motriz para el diseño de la siguiente.

Estos bloques de construcción de conocimiento crecieron hasta formar una enorme infraestructura que se convirtió en su base para una nueva teoría sobre cómo se produce el cáncer y cómo se puede tratar.

La primera publicación del GcMAF en una revista apareció en 1994. El Dr. Yamamoto y sus colegas de la Universidad de Temple demostró que el GcMAF en conjunto de los macrófagos activados. Son las células inmunes vitales que matan a los patógenos y las células cancerosas y se encienden otros aspectos del sistema inmunológico.

Un año más tarde se demostró que un defecto en la producción de GcMAF dentro del cuerpo contribuye a una menor respuesta inmune en pacientes con SIDA. En 1996 se demostró que éste era también el caso de los pacientes con cáncer.

¿Qué es GcMAF y cómo funciona?

El Profesor Yamamoto descubrió que las células de cáncer y algunos virus (no las células normales) secretan una enzima llamada alfa-N-acetil-galactosaminidasa (Nagalase).

Esta enzima es capaz de bloquear la producción de una proteína que activa los macrófagos para atacar a las células cancerosas. Llamó a este derivado de Gc proteína factor activador de macrófagos (GcMAF) para abreviar.

Ciertas células inmunes (linfocitos T y B ) que el GcMAF parte de su precursor, la proteína de unión de la vitamina D (proteína Gc). Esta proteína tiene tres azúcares unidos al aminoácido 420a lo largo de su cadena de ácido 458 amino. La eliminación de dos de estos azúcares por las enzimas producidas por los linfocitos convierte la proteína Gc en GcMAF.

La enzima liberada por las células de cáncer y algunos virus, Nagalase, elimina todos los azúcares de la proteína Gc, impidiendo así su conversión a GcMAF – y renderizar el sistema inmunológico del paciente deficiente. El proceso de eliminación de azúcar se llama desglicosilación.

La capacidad del cáncer para bloquear los macrófagos por Nagalase puede evitarse mediante la inyección de GcMAF. El tratamiento restaura la inmunidad normal y el cuerpo es entonces capaz de atacar a las células tumorales.

Profesor Yamamoto demostró que cuando los macrófagos son activados por GcMAF su actividad aumenta por 30 veces. También hay un aumento de 15 veces en iones superóxido. Estos también atacan a los agentes patógenos y células cancerosas.

Los notables resultados que obtuvo en los estudios en humanos, se debieron al hecho de que él era muy cuidadoso con los pacientes.

GcMAF es menos probable que funcione en pacientes que tienen una carga tumoral grande y en aquellos cuyos tumores están bien diferenciados (es decir, se ven similares a las células normales). Funciona mejor en aquellos con baja carga tumoral y en células pobremente diferenciados (altamente anormales).

GcMAF se puede parar de trabajar por los opiáceos, los pacientes que carecen de suficientes glóbulos rojos, o los que tienen un recuento bajo de glóbulos blancos.

Varios temas del Dr. Yamamoto se habían sometido a las terapias convencionales para reducir la carga tumoral a un nivel muy bajo. Estaban también en una etapa temprana de metástasis y no tenía condiciones que pudieran bloquear la proteína.

Otros efectos anticancerígenos de GcMAF

Hasta 2002 se creía GcMAF activa sólo los macrófagos. Entonces el profesor Yamamoto, junto con investigadores de Japón, descubrió que «GcMAF tiene efectos anti-angiogénicos directos sobre las células endoteliales.» (La angiogénesis es el proceso mediante el cual los tumores de cáncer forman su propia red de vasos sanguíneos.)

Este hallazgo fue confirmado al año siguiente por el muy distinguido médico Judah Folkman y otros en el Hospital de Niños de Boston.

El factor que tanto activa el sistema inmunológico y anti-angiogénesis es notable, pero las buenas noticias no terminan ahí.

En 2010, investigadores de la Universidad de Kentucky mostraron por primera vez que GcMAF inhibe directamente la migración, proliferación y potencial metastásico de células de cáncer de próstata humano. Esto ocurrió independientemente de la activación de macrófagos.

Y en 2012 el descubrimiento de Kentucky se confirmó en las células del cáncer de mama, gracias a los esfuerzos de Marco Ruggiero, profesor de biología molecular, se trabaja con un equipo de la Universidad de Florencia, Italia.

Pero lo más extraordinario, los investigadores italianos demostraron una reversión de las células de cáncer de mama para su fenotipo neoplásico. En otras palabras, las células cancerosas GcMAF volvieron de nuevo a las células normales.

También publicaron un estudio en 2011 que demuestra que GcMAF puede contrarrestar los efectos potencialmente cancerígenos de cadmio en las células de cáncer de mama humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *