Alivio instantáneo del dolor por electroterapia (Terapia SCENAR)

SCENAR es la abreviación de Regulador Neuroadaptativo de Energía Auto Controlada y se presenta como una terapia altamente eficaz, administrada a través de un aparato terapéutico compacto multifuncional. 

El aparato genera una serie de impulsos eléctricos controlados y variables que estimulan la liberación de neuropéptidos, de un modo similar en el que lo haría el mismo cuerpo humano en condiciones de plena salud, por lo que habitualmente los resultados suelen ser evidentes con mucha rapidez.

La terapia SCENAR tiene un efecto positivo en unos 80% de los casos (en el 60% de los casos proporciona una recuperación clínica y en el 20% produce una dinámica curativa positiva). Con la terapia SCENAR la recuperación se consigue, de media, tres veces más rápido que con otros tratamientos convencionales. Así que, por ejemplo, si el tratamiento con medicación de una úlcera péptica requiere unas tres semanas, estadísticamente se ha comprobado que esta patología se puede curar en 5-7 días con la terapia SCENAR, sin ningún tipo de fármaco añadido.

La terapia SCENAR proporciona una normalización de los problemas de salud, con una resolución más rápida y una mejora considerable del estado general, incluyendo la analgesia, tratamiento de procesos inflamatorios, alérgicos, con efectos vaso reguladores, con mejora del drenaje linfático, rejuvenecimiento interno y externo, mejora del sueño y del estado emocional y muchos otros beneficios, incluyendo la reducción de algunas medicaciones.

La aplicación de la terapia SCENAR precisa de un terapeuta altamente especializado que, en pocas sesiones, podrá dirigir su salud hacia un nuevo rumbo.
La terapia SCENAR es un complemento natural, no destructivo y no invasivo, a la medicina tradicional y a la complementaria. Por lo tanto, es sumamente eficaz en la recuperación de funciones perdidas de manera reversible.

Su uso está especialmente indicado en casos agudos, e incluso como primera línea de acción en caso de accidentes y en urgencias médicas.

Como tratamiento de situaciones crónicas, la terapia SCENAR puede tratar con éxito las siguientes patologías: 

  • enfermedades del aparato respiratorio
  • sistema digestivo
  • urogenital
  • cardiovascular
  • nervioso
  • problemas del aparato locomoto
  • oftalmología
  • otorrinolaringología
  • en la cirugía, tanto previa a ella, como posterior

En osteopatía deportiva es un instrumento vital a pie de cancha, como analgésico puro. 
También ha probado una alta eficacia en el tratamiento de lesiones deportivas, quemaduras, congelación, llagas por decúbito, inmunodeficiencias, síndromes de abstinencia, recuperación de sobrecargas físicas, intelectuales y emocionales, al igual que en el tratamiento del síndrome de fatiga crónica, SFC.

Su aplicación se realiza durante unas o varios tandas de sesiones de 30 minutos, y suele ser sumamente agradable y relajante. En ocasiones se llega a percibir un leve cosquilleo eléctrico que se modula para que no produzca ningún tipo de molestia.

Las pruebas basadas en la evidencia muestran que, con el estímulo correcto, nuestro propio organismo es capaz de restituir los recursos internos de recuperación para acelerar la curación de dolores crónicos, enfermedades crónicas y lesiones. La tecnología SCENAR y protocolos de tratamiento han sido diseñados para facilitar este proceso y aportar más rápidos resultados que cualquier otra terapia.

La teoría, tecnología y terapias SCENAR han sido desarrolladas en Rusia durante el periodo de grandes avances científico-tecnológicos de la antigua Unión Soviética para ayudar a los cosmonautas rusos a autoregular las energias en su cuerpo durante su estancias en el cosmos. Esta tecnología es de uso ampliamente implantado en clínicas, hospitales y urgencias en Rusia y en Alemania.


Explicación del funcionamiento 

El modelo básico de operación de los aparatos SCENAR es a través de la aplicación de un estímulo en forma de dosis de impulsos eléctricos sobre el cuerpo a través de un electrodo incorporado (y/o un electrodo accesorio remoto conectado) en contacto directo con la superficie de la piel. Estos impulsos han sido diseñados para hacer copia de las descargas eléctricas del sistema nervioso. De éste modo se estimula una respuesta orgánica de eficiencia óptima y mínima disrupción de la función celular, que depende de los requerimientos y dinámica del dolor o alteración presente. 

Tpta. David Harrison

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *