Terapia GERSON

Si es un lector habitual, probablemente ya conoce la relación que existe entre los alimentos que consume y el riesgo de cáncer. Pero para aquellos que apenas podrían unirse a nosotros, basta con decir que prácticamente todo lo que pone en (o sobre) su cuerpo podría ayudar u obstaculizar sus mecanismos naturales de curación y por lo tanto influir en el riesgo de cáncer.

Esto no es una visión «alternativa» en absoluto. Más bien, incluso la conservadora Sociedad Americana Contra el Cáncer afirma que un tercio de las muertes por cáncer están relacionadas con la mala alimentación, inactividad física y por tener sobre peso.

Una vez que entienda esto, no es tan difícil entender las enseñanzas de la Terapia Gerson, que ha ayudado a miles de personas a recuperarse de las llamadas enfermedades incurables, como el cáncer.

¿Qué Es La Terapia Gerson?

La Terapia Gerson, desarrollada por el Dr. Max Gerson en la década de 1920, se centra en el concepto de que cada quien tiene el poder de curarse a sí mismo, y utiliza métodos no tóxicos, incluyendo alimentos orgánicos, jugos, desintoxicación y suplementos para activar este potencial curativo.

De acuerdo a lo declarado por el Instituto Gerson, una organización sin fines de lucro:

«La Terapia Gerson es un poderoso tratamiento natural que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para curar el cáncer, artritis, enfermedades cardiacas, alergias y muchas otras enfermedades degenerativas. Un aspecto de la Terapia Gerson que lo diferencia de la mayoría de los otros métodos de tratamiento es su naturaleza universal.

Una gran cantidad de nutrientes de trece jugos orgánicos naturales se consumen cada día, lo que proporciona a su cuerpo una súperdosis de enzimas, minerales y nutrientes. Entonces, estas sustancias descomponen el tejido enfermo en el cuerpo, mientras que los enemas ayudan a eliminar la acumulación de toxinas de toda la vida en el hígado. Con su enfoque de curación de todo el cuerpo, la Terapia Gerson reactiva de forma natural la magnífica capacidad de su cuerpo de curarse a sí mismo – sin efectos secundarios dañinos.»

La Organización de Investigación Gerson mantiene una colección de informes que documentan la investigación detrás de la Terapia Gerson, así como el papel de la alimentación en el cáncer, y podría escuchar anécdotas, en el vídeo de arriba, de pacientes que han mejorado al utilizar la terapia.

Muchas de las historias de éxito son personas cuyos médicos convencionales no dieron ninguna esperanza de recuperación y fueron capaces de superar su enfermedad contra todos los pronósticos al usar frutas y vegetales naturales y no medicamentos tóxicos contra el cáncer.

El sistema no es una cura milagrosa para todo el mundo, e incluso el Instituto Gerson establece que «Ningún tratamiento funciona para todo el mundo, todo el tiempo«… pero la mayoría de los médicos convencionales ofrecen sólo UNA ruta para el tratamiento del cáncer – medicamentos, radiación y cirugía – mientras ignoran o no tienen en cuenta opciones alternativas como ésta.

El Problema con el Tratamiento Convencional del Cáncer

Por desgracia, los principales tratamientos de cáncer en los Estados Unidos son muy tóxicos y vienen con efectos secundarios devastadores, incluso letales. La medicina convencional esta tan desesperada de dar la ilusión de pelear la buena batalla que muchos de estos medicamentos se utilizan a pesar de que en realidad no hacen mucho para prolongar o mejorar la calidad de vida de las personas diagnosticadas con cáncer.

Por ejemplo, el medicamento contra el cáncer Avastin, un éxito de ventas (y muy caro), fue eliminado recientemente como tratamiento para el cáncer de mama metastásico, tras estudios que concluyeron que sus peligrosos efectos secundarios superaban a los beneficios. El tratamiento con toxinas de una enfermedad que en gran parte es causada por las toxinas parece algo muy ignorante.

En general, el cáncer es una enfermedad hecha por el hombre, es el resultado trágico de los humanos de desviar demasiado su curso y evitar una alimentación y actividades saludables, mientras que prefieren un estilo de vida altamente antinatural, sedentario, lleno de estrés y con una exposición excesiva a productos químicos en todo momento.

Entre los principales culpables que alimentan nuestra epidemia de cáncer son:

Exposición a pesticidas y otros productos químicos Alimentos procesados ​​y artificiales (además de los productos químicos en el embalaje) Tecnologías inalámbricas, electricidad sucia y exposición a la radiación de los diagnósticos médicos
Medicamentos Obesidad, estrés y malos hábitos de sueño Falta de exposición al sol y uso de protectores solares

Creo firmemente que las tasas de cáncer aumentan porque la medicina moderna no aborda de ninguna manera estas causas subyacentes de la mayoría de los cánceres. En cambio, la mayor parte de la investigación se dirige a medicamentos de alto costo enfocados a las últimas etapas de la enfermedad y en gran medida llenan las carteras de las compañías de medicamentos – pero simplemente no previenen o «curan» el cáncer.

Si alguna vez hubo un área en la que una onza de prevención valiera una libra de cura es el cáncer. Creo firmemente que si es capaz de dirigir su camino hacia un plan de salud, prácticamente eliminará el riesgo de la mayoría de los cánceres.

También es esto lo que diferencia a la Terapia Gerson de los tratamientos convencionales para el cáncer. A pesar de que hay algunos aspectos de este programa que difieren con mis puntos de vista, como el consumo de frutas y jugos de frutas, no hay duda de que es mucho menos tóxico que la mayoría de los tratamientos convencionales.

Y a diferencia de las quimioterapia y los medicamentos para el cáncer, ésta terapia trata de abordar las causas sistémicas subyacentes del cáncer y activar la capacidad de su cuerpo para curarse a sí mismo.

¿Por Qué No Ha Oído Hablar de la Terapia Gerson?

Algunos de ustedes han oído hablar de la Terapia Gerson, pero la gran mayoría no lo ha hecho. De hecho, la mayoría de los tratamientos alternativos contra el cáncer son menospreciados, desacreditados o completamente ignorados por la prensa y las agencias de salud pública.

¿Por qué?

La mayoría de las organizaciones de salud pública son compradas y pagadas por las mismas compañías cuyos productos contribuyen al cáncer… o están fuertemente financiadas por la industria de los medicamentos contra el cáncer. Esto incluye incluso a organizaciones generalmente muy respetadas como la Sociedad Americana del Cáncer.

En el informe titulado American Cancer Society (ACS, por sus siglas en inglés) – Más interesados ​​en acumular riqueza que en salvar vidas, el Dr. Samuel S. Epstein, presidente de la Coalición para la Prevención del Cáncer, claramente pone al descubierto los muchos conflictos de intereses que obstaculizan la eficacia de esta organización.

Por ejemplo, la ACS tiene vínculos financieros cercanos con los dos fabricantes de equipos de mamografía y medicamentos contra el cáncer. Pero eso es sólo el principio. Otros conflictos de interés incluyen vínculos al apoyo financiero de las industrias de pesticidas, petroquímicos, biotecnología, cosméticos y comida chatarra – de nuevo las mismas industrias cuyos productos son los principales colaboradores al cáncer.

Una vez que se da cuenta de que estos conflictos de intereses están ahí, se hace muy fácil entender por qué la ACS no se ocupa de los componentes ambientales del cáncer y por qué la información sobre como evitar las exposiciones tóxicas están tan notablemente ausentes de sus Campañas Nacionales de Concientización Contra el Cáncer de Mama.

«Esto no es un accidente,» escribe el Dr. Epstein. «Laboratios Zeneca – uno de estos derivados de industria química imperiales es uno de los principales fabricantes de productos químicos industriales clorados y otros del mundo, incluidos los que están incriminados como causas de cáncer de mama.

Zeneca también ha sido la única fuente de financiación multimillonaria del Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer de Mama, desde su creación en 1984, además del único fabricante de Tamoxifen, el medicamento contra el cáncer y para prevenir el cáncer de mama de mayor venta en el mundo, con ventas anuales de $400 millones de dólares.

Además, Zeneca recientemente asumió el control directo de los 11 centros de cáncer en hospitales de los Estados Unidos. Zeneca posee una participación del 50 por ciento en estos centros conocidos colectivamente como Salick Health Care.»

No es poca ironía que se haya encontrado que el medicamento contra el cáncer tamoxifeno cause cáncer y aumente el riesgo de muerte, mientras que varias estrategias preventivas de primera categoría y muchos tratamientos seguros y eficaces contra el cáncer son ignorados.

La ACS, junto con el Instituto Nacional del Cáncer, prácticamente se centran exclusivamente en la investigación del cáncer y el diagnóstico y tratamiento químico del cáncer. Las estrategias preventivas, tales como evitar exposiciones a los químicos, y las curas potenciales como la Terapia Gerson, el enfoque nutricional del Dr. Nick González o la marihuana medicinal, prácticamente no reciben ninguna consideración en absoluto.

 

Video Documental acerca de la Terapia Gerson