El motivo por el cual la medicina no permitirá que se cure el cancer…

Imagine que un avión comercial se estrelle y que hubo algunas muertes involucradas. Puede estar seguro de que esta noticia estará en cada periódico importante. Bueno, tenemos el equivalente a 8-10 aviones que se estrellan CADA DÍA con todos a bordo muriendo de cáncer.

Casi dos millones de estadounidenses son diagnosticados con cáncer cada año: una persona de cada tres recibirá un diagnóstico de cáncer en algún momento de su vida, a pesar de los avances tecnológicos masivos en el último medio siglo.

La medicina occidental no ha hecho avances para encontrar una «cura contra el cáncer», mientras que el cáncer se ha convertido en una epidemia mundial de proporciones asombrosas.

Las estadísticas hablan por sí solas:

  • A principios de 1900, una de cada 20 personas desarrolló cáncer
  • En la década de 1940, una de cada 16 personas desarrolló cáncer
  • En la década de 1970, era uno de cada 10
  • ¡Hoy es uno de cada tres!

 Si las tasas de mortalidad general están disminuyendo, ¿por qué las tasas de incidencia siguen en aumento? La respuesta es simple: la «guerra contra el cáncer» de 40 años ha sido una farsa.

 

La epidemia de cáncer es un sueño para las empresas farmaceuticas, y ​​sus campañas para silenciar curas de cáncer han sido feroces, que es un cuento bien contado en la película documental presentada a continuación, Cancer: Forbidden Cures.

 

El gran negocio del cáncer

Por favor, comprenda que el cáncer es un gran negocio. La industria del cáncer no gasta prácticamente nada de sus recursos multimillonarios en estrategias de prevención eficaces, como las pautas dietéticas, el ejercicio y la educación sobre la obesidad. En cambio, vierte su dinero en tratar el cáncer, no prevenirlo ni curarlo.

¿Por qué matarian una fuente de ingresos tan grande? Si pueden mantener en funcionamiento la «Máquina del Cáncer» bien engrasada, continuarán obteniendo enormes ganancias con medicamentos de quimioterapia, radioterapia, procedimientos de diagnóstico y cirugías.

El paciente con cáncer típico gasta $ 50,000 USD combatiendo la enfermedad. Los medicamentos de quimioterapia se encuentran entre los más caros de todos los tratamientos, muchos de los cuales van de $ 3,000 a $ 7,000 dolares por un suministro de un mes.

Si la industria del cáncer permite una cura, su base de pacientes desaparece. Tiene más sentido mantener vivo un flujo constante de pacientes con cáncer, pero enfermos y regresar por más.

 

¿Pero, cómo surgió este monstruo social?

El documental presentado es enormemente informativo. Detalla cómo la industria farmacéutica se asoció con la Asociación Médica Estadounidense (AMA, por sus siglas en inglés) en un ingenioso plan para adelantar al sistema médico en tres pasos rápidos y fáciles, a principios del siglo XX. En pocas palabras, fue algo como esto:

  1. Los banqueros internacionales que poseen las compañías farmacéuticas y químicas obtuvieron el control del sistema de educación médica hace más de 100 años.
  2. Dieron subvenciones a la AMA y a las principales facultades de medicina a cambio de puestos en su consejo y la capacidad de controlar la política.
  3. Finalmente, ingeniosamente diseñaron su control de prácticamente todas las agencias reguladoras federales relacionadas con la práctica de la medicina.

 

‘¡No te ATREVES a curar a nadie!’

A pesar de las enormes cantidades de dinero canalizadas hoy a la investigación del cáncer, dos de cada tres pacientes con cáncer morirán dentro de los cinco años después de recibir todo o parte del tratamiento estándar para el cáncer: cirugía, radioterapia y quimioterapia. ¡Esto no es demasiado sorprendente si tenemos en cuenta que dos de los tres son cancerígenos! Un estudio estimó que la quimioterapia beneficia a una de cada 20 personas que la reciben.

Durante los últimos cien años, se han desarrollado varios tratamientos naturales contra el cáncer y se han utilizado con éxito para tratar pacientes en los EE. UU. y en otros países. Todos han sido descartados con vehemencia, silenciados y empujados bajo la alfombra por el monopolio médico, con médicos e investigadores atacados, manchados, enviados a prisión y profesionalmente arruinados por atreverse a desafiar a las industrias farmaceutica y medica.

Hasta el día de hoy, con respecto a la credibilidad en la medicina, «curandero» es sinónimo de «competencia».

Con el fin de proteger el monopolio médico, cualquier tratamiento natural viable se encontró con la oposición masiva de las industrias farmacéutica y médica. Las compañías farmacéuticas no tienen interés en los agentes naturales que no pueden patentar, porque interfieren con su flujo de ingresos. Irán, y se habrán ido, a medidas extremas para evitar que la verdad sobre los tratamientos naturales efectivos (amenazas competitivas) lleguen al público.

La FDA ahora, gracias a PDUFA, está financiada principalmente por las compañías farmacéuticas y es cómplice de este proceso. Restringen la competencia bajo la apariencia de proteger al público, cuando la realidad es que están protegiendo las ganancias de las compañías farmacéuticas.

 

Qué hacer si ya tiene cáncer…

Sin duda, la estrategia esencial más poderosa que conozco para tratar el cáncer es privar de comida a las células al privarlas de su fuente de alimento. A diferencia de las células de su cuerpo, que pueden quemar carbohidratos o grasas como combustible, las células cancerosas han perdido esa flexibilidad metabólica. Al Dr. Otto Warburg se le concedió un Premio Nobel hace más de 75 años por resolver esto, pero prácticamente ningún oncólogo utiliza esta información.

Existen una multitud de tratamientos alternativos para el cancer, tales como la vitamina B17 o Amigdalina, Vitamina C Liposomal o incluso, el CBD (Cannabidiol).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *