Alfie Evans : El niño que conmovió al mundo, victima de las vacunas?

RESUMEN DE LA HISTORIA…

Muchas habran oido en las ultimas semanas el nombre del pequeño Alfie Evans.

Alfie nació el 9 de mayo de 2016, hijo de Tom Evans y Katie James, de 21 y 20 años, residentes en la localidad de Bootle, junto a Liverpool. En diciembre de ese mismo año fue ingresado en el hospital infantil Alder Hey de la ciudad del norte de Inglaterra, tras sufrir una serie de convulsiones. Los médicos le diagnosticaron una enfermedad neurológica degenerativa, que no han llegado a identificar inequívocamente. Alfie entró en un estado semivegetativo del que nunca se recuperó.

Pronto empezaron a surgir las diferencias entre los padres y el personal médico que trataba al pequeño. El conflicto devino en un debate público sobre qué sucede cuando los médicos y los padres están en desacuerdo sobre qué es lo mejor para un niño. La ley británica da a los padres el derecho a decidir lo que suceda con su hijo, incluido el de negarse a que reciba tratamiento médico.

Pero no es un derecho absoluto. Si una entidad pública considera que las decisiones de los padres entrañan el riesgo de perjudicar al niño, puede desafiar esas decisiones acudiendo a la justicia.

Eso es lo que hizo el hospital en diciembre de 2017. Empezó entonces una frenética batalla judicial. El hospital alegó que las pruebas médicas mostraban “una degradación catastrófica de su tejido cerebral” y que “continuar con el tratamiento sería no solo inútil, sino cruel e inhumano”. Los padres expresaron su desacuerdo y solicitaron permiso para trasladar a su hijo al hospital Bambino Gesu, en Roma, donde se les habían ofrecido esperanzas de prolongar la vida del pequeño.

Hasta mediados del año pasado apenas se había oído hablar del caso más allá de Liverpool. Pero un día de julio, Christine Broesamle, una activista próvida estadounidense basada en Roma, vio un post en Facebook de Tom Evans en el que explicaba que los médicos querían desconectar el soporte vital a su hijo.

Hacía apenas unos días que había fallecido el niño de 11 meses Charlie Gard, con una rara enfermedad terminal, que estuvo en el centro de una tormenta semejante. Broesamle se puso en contacto con Tom Evans, según publica The Guardian, y le contó que habían estado asesorando a los padres de Charlie con el objetivo de trasladarlo a Italia para obtener tratamiento, y que podían hacer lo mismo por Alfie. El padre aceptó la oferta de ayuda. Un mes después, siguiendo lo que ella misma definió como “una llamada de dios”, Broesamle se trasladó a Liverpool, desde donde ha desempeñado un papel destacado asesorando a los padres de Alfie.

El propio Tom Evans ha declarado que Broesamle organizó su audiencia con el papa, aunque fuentes cercanas a la activista, citadas por The Guardian, lo atribuyen a dos periodistas de La Nuova Bussola Quotidiana, un periódico católico que ha realizado una extensa cobertura del caso, muy critica con los jueces y los médicos.

A principios de este mes, los Evans sustituyeron a su equipo de abogados locales por el Centro Legal Cristiano (CLC), una organización que defiende a “individuos e iglesias que han sufrido discriminación y desafíos por su deseo de vivir y trabajar de acuerdo con las creencias bíblicas”. El juez que dictaminó el pasado martes contra su traslado a Italia criticó la “mano maligna” de Pavel Stroilov, un estudiante ruso de Derecho, vinculado al CLC, que animó a los padres a denunciar por asesinato a los médicos. El viernes, el CLC rechazó los comentarios “perjudiciales e inflamatorios” del juez y denunció las críticas de que han sido objeto en “los medios y los tribunales”.

El pasado 20 de febrero el juez dictaminó que los médicos podían dejar de proporcionar soporte vital a Alfie contra los deseos de sus padres. A la salida del juicio, el padre dijo a los medios que creía que su hijo respondía a los estímulos y estaba mejorando. El problema, explicaba el abogado del hospital, es que “los padres le miran y, quitando la parafernalia de la respiración y alimentación, es un niño dulce, adorable y de aspecto normal que abre los ojos, sonríe…”. Pero cualquier movimiento de Alfie, advertían los médicos, era producto de convulsiones espontáneas.

Los padres no se rindieron y recurrieron la decisión del juez. El 6 de marzo el tribunal de apelación ratificó la sentencia. Agotadas todas las instancias británicas, apelaron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que no admitió el recurso al no estimar una violación de derechos humanos.

El 18 de abril Tom Evans viajaba al Vaticano para una audiencia con el papa. El Gobierno dio la nacionalidad italiana a Alfie esperando que eso facilitara su traslado inmediato a Roma. El papa reiteró en Twitter su apoyo a la familia. Pero el juez cerró esa última puerta de esperanza al recordar que Alfie era un ciudadano británico bajo la jurisdicción de la justicia británica.

Durante todo el proceso los padres han recibido el apoyo del llamado Ejército de Alfie, una campaña con casi 900.000 seguidores en redes sociales, algunos de cuyos miembros se congregaban regularmente a las puertas del hospital. La policía ha abierto una investigación sobre supuestos abusos verbales al personal del centro. Los padres de Alfie se disculparon, asegurando que no era su intención “perjudicar o causar conflicto o molestias”.

El lunes a las 21.00 se retiraba el soporte vital a Alfie. El padre aseguró que su hijo continuaba respirando y que había que volver a conectarlo. “Por tercer día, no ha habido un solo problema con él”, declaraba el jueves ante el hospital. “No es un milagro, es un diagnóstico equivocado”.

 

QUE PASO EXACTAMENTE?

La vida de Baby Alfie Evans llegó a su fin cuando el Hospital Alder Hey Trust presionó para sofocarlo y matarlo de hambre dos semanas antes de su segundo cumpleaños. La muerte trágica de Alfie plantea más preguntas que respuestas, específicamente ¿por qué la dirección del hospital estaba tan decidida a acabar con la vida de Alfie?

El documento judicial de acceso público parece omitir aproximadamente cuatro meses de información crítica, de mayo de 2016 a septiembre de 2016.  Verá que había una indicación de que Alfie tenia problema de salud desde julio de 2016.

Las visitas pediátricas faltantes de Alfie Evans

Mi suposición es que Tom y Kate llevaron a Alfie a ver a un pediatra para «chequeos de bebés sanos». En los Estados Unidos, ese término es un eufemismo para inyectar a su hijo vacunas tóxicas. Como se puede imaginar, noté que las visitas y evaluaciones pediátricas estaban extrañamente ausentes de la documentación.

El tiempo aquí es importante. ¿Por qué?
La experiencia personal me ha enseñado que los médicos rara vez atribuyen las anomalías repentinas de salud con las vacunas. Normalmente clasifican la regresión neurológica o la enfermedad después de una inyección como una simple coincidencia. Este hecho es importante, podría ser una justificación para no incluir la información en el registro judicial.
El haber visto varios niños en mi consultorio con trastornos del SNC por posible culpa de una vacuna me ha enseñado a mirar un poco más profundo.
Primero echemos un vistazo a los metadatos en la línea de tiempo documentada de Alfie. Entonces podemos ver por qué el tiempo de los eventos durante este período de cuatro meses es significativo.

 

Cronología de Alfie Evans y secuencia de eventos informada (MAYO 2016 – DEC 2016)

9 de mayo: El calendario delineado en el caso judicial para Alfie Evans comenzó con su nacimiento saludable en el Liverpool Women’s Hospital el 9 de mayo de 2016. Se informó que, «Alfie era un bebé sonriente y feliz que parecía estar perfectamente bien» . ]

Junio ​​- Sin datos.

Julio [¿mediados?] – El documento judicial describe que Alfie desarrolló un «estrabismo divergente» en julio. [1]

Agosto – Sin datos.

Septiembre [¿mediados?] – Alfie fue visto por su médico general para su primer control de desarrollo. Su madre estaba preocupada porque sus sonrisas se volvían menos frecuentes y dormía mucho. [1]

11 de noviembre: fue revisado en la clínica para pacientes ambulatorios del Hospital Alder Hey. En el examen, se encontró que estaba funcionando en un rango apropiado para un bebé de seis semanas y dos meses de edad. Se organizó una exploración de cerebro / columna vertebral de MRI para el 30 de noviembre de 2016. [1]

30 de noviembre – Un pediatra consultor notó «El escáner cerebral MRI realizado [el 30 de noviembre] mostró evidencia de mielinización tardía para su edad cronológica y restricción de difusión inexplicable a lo largo de la corteza motora sensorial, los tractos cortical-espinales y las fibras que conducen a los lóbulos temporales medial . «[1]

14 de diciembre: Alfie fue admitido en el departamento de urgencias del Hospital Alder Hey. Sus padres informaron actividad parecida a un ataque. Una prueba de microbiología en un aspirado nasofaríngeo (NPA) mostró rinovirus / enterovirus. Alfie fue diagnosticado con una bronquiolitis viral aguda y una posible convulsión febril prolongada. [1]

15 de diciembre: el Dr. «R» informa movimientos repentinos no provocados compatibles con espasmos infantiles / epilépticos. Midazolam que es una benzodiazepina se administró a Alfie. [1]

16 de diciembre: un EEG realizado el 16 de diciembre de 2016 confirmó la hipsarritmia (correlación eléctrica con los espasmos clínicos epilépticos o infantiles, EEG desorganizado). Alfie comenzó con un anti-convulsivo diferente, Vigabatrin. [1]

19 de diciembre: el Dr. «R» recomendó un plan para transferir Alfie a la Unidad de Alta Dependencia para soporte respiratorio no invasivo. Sin embargo, debido a un rápido declive en su condición, Alfie fue transferido a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (PICU). Esto se debió a que Alfie sufría de neumonía. [1]

 

Superposición del programa de vacunas en la cronología de Alfie

Luego decidí superponer el calendario de vacunas del Reino Unido sobre la línea de tiempo de Alfie. Hice varias suposiciones razonables que deben tener en cuenta. Como mencioné anteriormente, los padres o registros médicos de Alfie confirmarían lo siguiente:

Suposición n. ° 1: Alfie visitó a un pediatra o médico generalista.
Suposición n. ° 2: Alfie fue vacunado. El cumplimiento de la vacuna del Reino Unido es de alrededor del + 90%.
Suposición n. ° 3: Alfie fue vacunado a tiempo de acuerdo con el cronograma del Reino Unido.
Suposición n. ° 4: Alfie recibió todas las vacunas durante sus visitas pediátricas.

Lo que sigue es una superposición de los dos conjuntos de datos.
Si Alfie siguiera el calendario de vacunas del Reino Unido, habría recibido 9 dosis de vacunas antes de su primer control del desarrollo en septiembre de 2016. Los médicos también habrían observado y registrado estos hechos en algún lugar de los registros médicos de Alfie.

Tenga en cuenta que esta es la cita donde la madre de Alfie informó que sonreía con menos frecuencia y que, «… él [Alfie] estaba durmiendo en una medida que había comenzado a alarmarla …»
El sueño y el letargo son indicadores comunes de la encefalitis, un término médico que se usa para describir la inflamación del cerebro (que también figura en las inserciones de vacunas como efecto secundario).

 

 

A medida que avanzamos en la línea de tiempo de Alfie, recordamos que Alfie había adquirido un «estrabismo divergente» en algún momento de julio [ver más abajo]. [1] Esta condición puede ir por diferentes términos como exotropia, estrabismo o parálisis del nervio motor y puede ser causada por infecciones virales (que Alfie tenía). [1, 4]

Es bien sabido en la medicina que,
«La encefalitis enterovírica se presenta con una amplia gama de síntomas … fiebre, dolor de cabeza, letargo, somnolencia, sensorio alterado, coma, tirones mioclónicos, problemas oculomotores (nistagmo, estrabismo o paresia de la mirada) y parálisis bulbar (disfagia, disartria, disfonía y debilidad facial) «.
De hecho, algunos de estos síntomas, incluyendo parálisis oculomotoras, se han observado con parálisis infantil (también conocida como «polio», que es un enterovirus) desde 1884.

Strabismus

Otra pieza del rompecabezas cae en 14 de diciembre, donde una prueba de aspiración nasofaríngea (NP) mostró que Alfie estaba infectado con un «… rhinovirus / enterovirus». [1]
Un día después, el 15 de diciembre, el Dr. «R» informó,
«[Alfie] permaneció profundamente encefalopatico / comatoso y permaneció insensible a los estímulos nocivos centrales (es decir, estimulación dolorosa / incómoda entregada a través del frotamiento de los puntos de salida del nervio craneal en el área de las cejas). [1]

Para resumir lo que sabemos de este breve análisis, encontramos que,

  1. Alfie tenía una parálisis oculomotora obvia en su ojo izquierdo;
  2. Alfie fue infectado con un rinovirus / enterovirus;
  3. El cerebro de Alfie estaba hinchado (con convulsiones)

 

Su arrogancia los ciega

Aquí está la pregunta del millón: ¿con qué tipo de virus estaba infectado Alfie?
Considero esto como una pregunta crítica que debe ser respondida. También esperaría que expertos responsables en su oficio habrían explorado todos los ángulos posibles, ¿no? Después de todo, el juez Anthony Hayden arrogantemente escribió sobre Alder Hey Children’s Hospital que es,
«… un reconocido centro de excelencia en neurología terciaria y neurocirugía. Es un hospital bien equipado, nuevo y extremadamente impresionante. Se especializa en investigar y tratar a niños con los trastornos neurológicos más complejos. El rango de investigación que he expuesto anteriormente también debe considerarse en el contexto de las instalaciones disponibles en este hospital en particular, que se puede decir propiamente que posee instalaciones de clase mundial «. 

Una instalación de clase mundial tendría métodos de clase mundial para aislar e identificar el virus de Alfie.
El Grupo de Infecciones Cerebrales de Liverpool, financiado por compañías farmacéuticas como Novartis y Sanofi-Pasteur, probablemente habría examinado los escáneres de Alfie.
Sin embargo, el juez Hayden escribe:
«Se reconoce que todos los médicos han llegado a la conclusión de que Alfie sufre de un trastorno neurodegenerativo. Nadie sabe qué provocó o causó esta erosión devastadora del cerebro de Alfie … «

No creo su respuesta o el análisis realizado por los médicos para nada.

 

Conclusión

Como dije en la introducción, la situación de Alfie ha planteado más preguntas que respuestas. ¿Qué muestran los registros de Alder Hey? ¿Qué muestran realmente los registros de Alder Hey?
¿Alfie fue infectado con un virus derivado de una vacuna? Julio es el mismo mes en el que Alfie recibiría su primera ronda de vacunas. Julio es temporalmente significativo.

¿Qué fue primero, el «estrabismo divergente» o la vacuna?
Mi apuesta es que Alfie recibió la vacuna primero.
Las circunstancias en las cuales terminó la vida del pequeño Alfie se pueden usar para ayudar a los padres a vislumbrar a aquellos que se empeñan en proteger un sistema corrupto.

Prueba de vacunas recibidas por Alfie:

 

 

Tpta. David Harrison

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *