Revertir el Deterioro cognitivo causado por Alzheimer

No se cambian las cosas combatiendo la realidad existente. Para cambiar algo, se debe construir un nuevo modelo que vuelva obsoleto el modelo anterior. Es por esta razón que es indispensable entender dicha enfermedad para poder lograr revertir el deterioro cognitivo.

El Alzheimer se ha vuelto una enfermedad muy común hoy en día. Por desgracia es la única de la diez causas de muerte mas comunes para la que no existe un tratamiento efectivo. Y cuando digo «efectivo», lo hago con expectativas muy bajas.

 

Que dicen los previos estudios acerca de la enfermedad?

Estudios provenientes de trabajo en roedores de laboratorio sugerían que el Alzheimer era causado por la acumulación en el cerebro de unas placas pegajosas e interruptoras de las sinapsis hechas de un fragmento de proteína llamado «beta-amiloide». (Para simplificar, me referiré a la beta-amiloide como amiloide.) Esos estudios indicaban que el amiloide se forma en el cerebro según una serie de pasos, y que intervenir en esos pasos o destruir las placas de amiloide seria una forma eficiente de tratar y hasta prevenir el Alzheimer. Desde los años ochenta, la mayoría de los neurobiologos han trabajado a partir de esta idea dogmática, llamada hipótesis amiloide.

Sin embargo, la realidad es esta : cuando las farmacéuticas han probado componentes basados en cualquier fragmento de la hipótesis amiloide, los resultados han sido frustrantes y desconcertantes. En ensayos clínicos, los cerebros humanos no responden a estos componentes se supone que deberían. En muchas ocasiones, los anticuerpos que se adhieren al amiloide con la intención de expulsarlo cumplieron su función de eliminar las placas de amiloide, pero los pacientes no mejoraban o, en algunos casos, incluso empeoraban. Lo que sigue surgiendo a partir de estos ensayos clínicos es todo lo contrario que predecían las investigaciones de laboratorio basadas en la hipótesis amiloide. Se suponía que atacar el amiloide nos daría la llave dorada para curar el Alzheimer, pero no fue así…

 

El tratamiento medico actual es inadecuado y peligroso

Tan catastrófica es la afiliación ciega a la hipótesis amiloide como la suposición medica dominante de que el Alzheimer es una sola enfermedad. Por ese motivo, se suele tratar con donepezilo y/o memantina.

El donepezilo es lo que se conoce como inhibidor de colinesterasa (al igual que la rivastigmina, galantamina y huperzina A), y es un fármaco que impide que una enzima en particular (la colinesterasa) destruya la acetilcolina, una especia de sustancia química cerebral llamada neurotransmisor. Los neurotransmisores transmiten señales de una neurona a otra, lo cual nos permite pensar, recordar, sentir y movernos, y son esenciales para la memoria y el funcionamiento cerebral en general.

El razonamiento es simple : con el Alzheimer disminuye la cantidad de acetilcolina. Por lo tanto, si se bloquea la enzima (colinesterasa) que descompone la acetilcolina, habrá mas acetilcolina para las sinapsis neuronales. Entonces, aunque Alzheimer este acabando con el cerebro, las sinapsis pueden seguir funcionando durante algún tiempo.

Este razonamiento por desgracia no es funcional, puesto que bloquear la descomposición de la acetilcolina no aborda la causa ni la progresión del Alzheimer. Esto significa que la enfermedad sigue avanzando. En segundo lugar, el cerebro suele responder a la inhibición de colinesterasa como se esperaría : produciendo mas colinesterasa! En tercer lugar, como cualquier otro fármaco, los inhibidores de colinesterasa tienen efectos secundarios graves pudiendo afectar el sistema cardio-vascular.

En el caso de la memantina, esta también influye en sustancias químicas y moléculas cerebrales que poco tienen que ver con la fisiopatológia fundamental del Alzheimer; sin embargo, como el donepezilo, puede disminuir o hasta retrasar los síntomas de la enfermedad por un tiempo. Suele usarse en fases avanzadas de la enfermedad, pero también se combina en ocasiones con un inhibidor de colinesterasa. La memantina inhibe la transmisión de señales cerebrales de una neurona a otra por medio de un neurotransmisor llamado glutamato. Inhibir dicha transmisión disminuye lo que se conocer como efecto excito-toxico del glutamato, que es el efecto toxico asociado con la activación neuronal. Por desgracia, la memantina también es capaz de inhibir la neurotransmision esencial para la formación de recuerdos, de modo que puede empezar a afectar la función cognitiva.

Lo mas importante es que ni los inhibidores de colinesterasa ni la memantina atacan las causas subyacentes del Alzheimer ni previenen el avance de la enfermedad, y definitivamente no la curan.

 

Lo diré lo mas claro posible : es posible prevenir el Alzheimer y en muchos casos, es posible revertir el deterioro cognitivo asociado a esta enfermedad.

Estudios realizados por el equipo del Dr Dale. E. Bredesen lo demuestran de forma clara. Estos estudios describen por primera vez los resultados notables que lograron en pacientes. Al seguir el protocolo descrito, quienes padezcan deterioro cognitivo que aun no sea Alzheimer, así como quienes ya están en las garras de tan temible enfermedad, podrán no solo frenarla, sino también revertir el deterioro cognitivo actual con el paso del tiempo.

Hay un segundo grupo muy especifico para el cual el protocolo marcara la diferencia entre el futuro devastador que se les ha dicho que les espera, y un futuro saludable y alegre. Me refiero a las personas que tienen una variante genética (alelo) ApoE4. ApoE4 significa alipoproteina E ; una alipoproteina es una proteína que traslada lípidos; es decir, grasas. El alelo ApoE4 es el mayor factor de riesgo de Alzheimer identificado hasta el momento. Tener un ApoE4 (es decir, heredado de uno de los padres) aumenta el riesgo de desarrollar Alzheimer en 30%, mientras que llevar dos copias  (heredar de ambos progenitores) lo incrementa por encima del 50%. Eso se compara con un riesgo de apenas 9% en la gente que no tiene ninguna copia de dicho alelo.

La gran mayoría de los portadores del alelo ApoE4 no sabe que tiene una bomba de tiempo en el ADN, y por lo regular solo lo descubren después de que surgen los primeros síntomas del Alzheimer y eso los obliga a realizarse pruebas genéticas.

El protocolo aplicado derivo en 2014 en la primera publicación científica de un estudio que reportara la reversión de deterioro cognitivo en nueve de diez pacientes con Alzheimer. El protocolo denominado ReDECO – por Reversión del Deterioro Cognitivo, no solo ha logrado la reversión del deterioro cognitivo en casos de Alzheimer y pre-Alzheimer que nadie creía posible, sino que también les ha permitido a los pacientes mantener dicha mejoría.

Para poder desarrollar el protocolo, fue necesario saber como se ve el Alzheimer «al descubierto», de donde proviene y porque es tan común. Se trata de los hallazgos que sustentan el primer protocolo efectivo para prevenir el deterioro cognitivo , identificar los factores metabólicos y de otra índole que incrementan el riesgo, y de revertir el deterioro cognitivo ya existente. También son los hallazgos que desafían el dogma central del Alzheimer y que demuestran que esta devastadora enfermedad es resultado de un proceso cerebral normal que se ha salido de control. Esto implica que el cerebro sufre alguna lesión, infección u otro tipo de ataque, y reacciona defendiéndose de la agresión. El mecanismo de defensa incluye la producción del amiloide asociado al Alzheimer. Si, leíste bien!!! El amiloide que ha sido satanizado durante décadas, ese mismo amiloide que todo el mundo ha intentado eliminar, es parte de un proceso protector. Con razón el intento de eliminarlo no ha ayudado mucho a los pacientes con Alzheimer!

Por lo tanto, contrario al dogma actual, lo que se conoce como enfermedad de Alzheimer es en realidad una respuesta protectora a tres distintos procesos específicos : inflamación, niveles infraoptimos de nutrientes y otras moléculas que favorecen las sinapsis, y la exposición a sustancias toxicas. Por lo tanto, hay que recordar que el Alzheimer puede manifestarse en tres subtipos distintos (y, por lo regular, en combinaciones de dichos subtipos) y que tiene implicaciones serias en la forma en la que lo evaluamos, prevenimos y tratamos. Este hallazgo también implica que podemos tratar mejor las formas mas sutiles de perdida cognitiva antes de que progresen y se desarrolle Alzheimer.

Todos conocemos a algún sobreviviente de cáncer, pero nadie conocer a un solo sobreviviente de Alzheimer.

 

Lo que debemos recordar es que la enfermedad de Alzheimer no es producto de una falla en el funcionamiento cerebral.

Uno de los hallazgos clave que ha salido del laboratorio del Dr Bredesen es que el Alzheimer surge cuando el cerebro reacciona como debe a cierta amenazas . Por qué el cerebro evolucionaría para funcionar así? Porque en la mayoría de los casos dicha reacción a las amenazas del exterior logra su cometido, y el cerebro vence a la amenaza y sigue funcionando igual que siempre. El problema surge cuando aquellas amenazas son crónicas, múltiples, incesantes e intensas. En este caso las defensas del cerebro también se vuelven crónicas, múltiples, incesantes e intensas, tanto que los mecanismos de protección cruzan la linea y empiezan a causar daño. Específicamente, el Alzheimer es lo que ocurre cuando el cerebro intenta protegerse a si mismo de tres amenazas metabólicas y toxicas :

  1. Inflamación (provocada por infecciones, alimentación y otras causas)
  2. Disminución o deficiencia de nutrientes de apoyo, hormonas y otras moléculas esenciales para el funcionamiento cerebral.
  3. Sustancias toxicas como metales y biotoxinas (venenos producidos por microorganismos como el moho)

Estos tres tipos de amenazas, entre las cuales hay docenas de factores, desencadenan la respuesta protectora del cerebro. Una vez asimilado que la enfermedad de Alzheimer es lo que ocurre cuando el cerebro tiene dificultades para defenderse contra la inflamación, para funcionar a pesar de la falta de componentes benéficos o para combatir el influjo de sustancias toxicas, la forma ideal de prevenir y tratar la enfermedad se vuelve evidente : identificar cual de los múltiples factores potenciales pertenecientes a esos tres tipos de amenaza esta causando la agresiva reacción en el cerebro del paciente, eliminar los factores específicos y ayudar al cerebro a combatir a los atacantes restantes.

 

Tpta. David Harrison

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *