Los Anti Nutrientes cuando padezca de Hipotiroidismo de Hashimoto

Analizaremos ahora algunos ejemplos de alimentos que contienen anti-nutrientes y que captan vitaminas y minerales impidiendo su absorción por parte del organismo, tales como los que contienen fitatos. Estos alimentos pueden tener un impacto en el funcionamiento de la tiroides por disminución de los nutrientes necesarios para una función optima.

Otros alimentos pueden provocar una conversión muy pobre de hormonas activas de la tiroides, incluso en personas sin trastornos autoinmunes o con niveles de TSH dentro del rango de referencia.

Bociógenos

Los bociógenos o goitrógenos son sustancias que suprimen la función de la glándula tiroides interfiriendo en la producción de las hormonas tiroideas. Como mecanismo compensatorio, la tiroides se agrandara para contrarrestar la reducción en su producción hormonal. Este aumento de su tamaño se conoce como «Bocio».

Puede que hayas escuchado algo acerca de evitar el consumo de alimentos bociogénicos si tienes una alteración de la tiroides. Esto es solo parcialmente cierto porque no todos los bociógenos se generan del mismo modo. Los alimentos que contienen sustancias bociogénicas son bastante variados:

  • Aceita de Colza
  • Berza común
  • Boniatos
  • Brécol
  • Brécol enano
  • Brotes de bambú
  • Cacahuates
  • Canónigos
  • Col china
  • Col rizada (kale)
  • Coles
  • Coles de bruselas
  • Coliflor
  • Colinabo
  • Colza
  • Espinaca
  • Espinaca China
  • Fresas
  • Grelos
  • Mandioca
  • Melocotones
  • Mijo
  • Mostaza
  • Mostaza verde
  • Nabos
  • Peras
  • Piñones
  • Rábanos
  • Soja

Crucíferas

Las crucíferas como las coles, el brécol y la coliflor contienen glucosinolatos, sustancias que bloquean la captación de yodo en la tiroides. Comer demasiadas crucíferas crudas puede causar síntomas de hipotiroidismo en personas que, por otro lado, tienen sus síntomas bien controlados.

Afortunadamente, las crucíferas son bociogénicas solamente cuando se consumen crudas. Al cocinarlas, o con un ligero toque al vapor, se desactivan los glucosinolatos. Fermentar las verduras (Col agria) disminuirá también su actividad bociogénica. Aunque es preferible consumir las crucíferas fermentadas o cocinadas, tomar pequeñas cantidades en crudo de vez en cuando no tiene por qué agravar los problemas de autoinmunidad de la tiroides. El aceite de colza, un bociógeno que se encuentra habitualmente en los alimentos procesados, se debe evitar a toda costa!

Soya

La soya es un bociógeno particular especialmente nocivo para los pacientes con Hashimoto. Las isoflavonas presentes en la soya, como la genisteína, la daidzeina, y la glyciteina, reducen el rendimiento de la tiroides bloqueando la actividad de la enzima TPO.

La soya se ha relacionado con el desarrollo de problemas de autoinmunidad de la tiroides y se ha comprobado que los niños alimentados con formulas de soya tenían tres veces mas probabilidades de desarrollar anticuerpos antitiroideos que los bebes alimentados con leche materna.

Los estudios de isoflavonas de soya realizados en animales sugieren posibles efectos adversos como aumento de los órganos reproductivos, modulación de la función endocrina y efectos antitiroideos. Estos efectos pueden también extenderse debido a que se aumenta la pérdida de T4 en circulación a través de la vía biliar.

Los bociógenos de la soya aun se mantienen después de su cocción. Además, la soya es con frecuencia alergénica. Por eso las personas con disminución de la función tiroidea y con Hashimoto deberían evitar completamente su consumo!

El mijo es un cereal que no esta relacionado con el trigo que se usa habitualmente en los panes y en los productos de pastelería libres de gluten. No obstante, el mijo también contiene isoflavonas que inhiben la peroxidasa tiroidea, y las personas con desórdenes de la tiroides deberían evitar su consumo!

Para resumir, los puntos claves son :

  • La digestión esta alterada en el Hashimoto, y como resultado se produce una deficiencia nutricional
  • La dieta, los fármacos y el estilo de vida contribuyen a empobrecer la digestión
  • Revisar los niveles de vitamina B12, Zinc y ferritina
  • Reponerlos con suplementos de acuerdo a nuestras indicaciones recibidas en clínica
  • Considerar la toma de seleniometionina en dosis diarias de 200 a 400 mcg
  • Evaluar la ingesta de betaína con pepsina junto a los alimentos proteicos
  • Los bociógenos son sustancias que se encuentran en algunos alimentos y que interfieren en la función de la glándula tiroides
  • La mayoría de los bociógenos se inactivan por la cocción o la fermentación y se pueden comer con moderación
  • Los bociógenos de la soya siguen presentes después de la cocción. La Soya DEBE EVITARSE!
Tpta. David Harrison

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *