Qué es la Diabetes?

La diabetes es un desorden del metabolismo, en el cual el cuerpo ha perdido su habilidad para procesar y utilizar los carbohidratos refinados, los almidones y las azucares de forma adecuada.

Aunque esta definición de lo que es la diabetes pueda parecer demasiado simple para algunos con entrenamiento médico, lo que me gusta es que funciona, porque en el momento en que un diabético empieza a ponerle buen control a su consumo de carbohidratos refinados, almidones y azucares, automáticamente empieza a obtener una mejoría en el control de su diabetes.

Los carbohidratos por definición están compuestos de moléculas de azúcar. Asi que el primer paso para controlar la diabetes es reducir el consumo de azúcar en todas sus formas. Esto incluye a la fructosa de las frutas, la lactosa de la leche, los granos, los cereales, el pan, la pasta, las harinas, el arroz, las tortillas de maíz y de harina, y otros alimentos altos en su contenido de almidones, como la papa y otros tuberculos.

La palabra «diabetes» se origina del griego que quiere decir «correr a través», en referencia a la gran cantidad de orina que regularmente tiene que eliminar una persona con esta condición. Es una condición que se distingue por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre, por lo cual el cuerpo genera un exceso de orina como su única forma de eliminar el exceso de glucosa que no se esta usando por las células.

Los antiguos griegos describían a la diabetes como una enfermedad que hacia que el cuerpo se derritiera para convertirse en agua azucarada. Como las personas con diabetes pueden perder bastante peso en un constante orinar mientras su cuerpo tiene dificultad para utilizar la glucosa de la sangre, esta era una observación bastante descriptiva de lo que le pasa al cuerpo de un diabético.

A veces usted vera que se utiliza el termino «diabetes mellitus» donde la palabra «mellitus», que proviene del griego «mel», quiere decir «miel». Se la añadió Thomas Willis en el año 1675, cuando noto que la orina de un paciente diabético tenía sabor dulce, como a miel. Si, a este señor se le ocurrió probar la orina de un paciente diabético y descubrió que era bien dulce, lo cual ocurre debido al exceso de glucosa que tiene.

El tratamiento de la diabetes tuvo que esperar por miles de años hasta que la ciencia logró un mejor entendimiento de la condición. Nadie estaba seguro qué parte del cuerpo era la que estaba enferma. Pensaban que podía ser el estomago, o quizás los riñones por el exceso de orina. Tal vez era el hígado pensaban otros. No fue sino hasta el 1889 que estas dudas fueron aclaradas. Ese año, dos científicos alemanes, Oskar Minkowski y Joseph Von Mering estaban investigando la digestión de las grasas. Ellos sabían que el páncreas de alguna manera estaba involucrado en la digestión de las grasas, asi que experimentaron removiéndole el páncreas a dos perros. Para su sorpresa los dos perros se volvieron diabéticos. Así fue que se supo que la diabetes estaba relacionada con el páncreas.

El próximo paso necesario fue el de encontrar qué cosa era lo que contenía el páncreas que hacía que la gente no desarrollara diabetes. Resultó que un articulo que se había publicado 23 años antes por Paul Langerhans, describía un grupo de células del páncreas para las cuales el investigador Langerhans no había podido descubrir un uso o función. Poco después, un par de canadienses tuvieron éxito cuando extrajeron una sustancia de esas células que Langerhans había descrito, que al ser inyectada en perros diabéticos les reducía la glucosa de la sangre. Habían descubierto la insulina! Lo aplicaron por primera vez en un niño diabético de 14 años en 1922 salvándole la vida. Asi fue que la diabetes dejó de ser una enfermedad mortal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *